JUANETES: CAUSAS Y TRATAMIENTO

En: Vida saludable En: Comentario: 0 Visualizaciones: 558

Los juanetes pueden tener un origen genético hereditario o adquirido, es decir, que pueden aparecer por una deformación paulatina de la zona, debido a malos hábitos durante años.

En el caso de tener un origen congénito, suele existir alguna deformidad anatómica del pie de nacimiento y eso puede hacer que los juanetes aparezcan durante la infancia o juventud.

En cuanto al factor genético, lo que se hereda es la predisposición y la forma de caminar que provoca el Hallux Valgus, no el juanete en sí mismo. En cuanto al uso de zapatos inadecuados, nos referimos a aquellos que son estrechos por la punta y causan presión en los dedos, como por ejemplo los tacones altos y los zapatos de ballet, razón por la que los juanetes son más comunes en mujeres.

La aparición de los juanetes no se produce de un día para otro, sino que su aparición se debe a años de presión en los dedos del pie y de formas de pisar anómalas.

Hay una serie de señales que nos indican que estamos desarrollando juanetes:

  • Se empieza a ver un bulto que sale en la parte exterior de la base del dedo gordo del pie.
  • Hay hinchazón, inflamación o enrojecimiento alrededor de la articulación de dicho de dedo.
  • Se siente molestia o dolor en la zona, que puede ser intermitente o persistente.
  • A medida que avanza la deformidad, los dedos del pie pueden sobreponerse.
  • Pueden probar dificultad para calzarse.

Los Juanetes y la Edad

¿Qué hacer cuando se tiene 30 años?

La mayor incidencia de juanetes se presenta durante la tercera década (Coughling & Jones, 2007) de la vida. A los 30 años, si usted presenta ésta deformidad debe consultar con un podólogo para valorar sus opciones. Dependiendo del grado de deformidad existen varias opciones de tratamiento. Sin embargo, cuando existe una gran deformidad o presenta dolor que no mejora, la única opción es un tratamiento quirúrgico conservador.

¿Qué hacer cuando se tiene 40 años?

A partir de los 40 años es cuando los paciente con juanetes deben buscar una solución definitiva a su problema. Es un buen momento para acudir a un especialista en cirugía del pie y valorar las diferentes opciones quirúrgicas dependiendo del grado de deformidad.

¿Qué hacer cuando se tiene 50 años?

Si tiene 50 años y tiene juanetes, el tratamiento quirúrgico es la mejor opción. El poder caminar es muy importante para tener una vida saludable.

 

Tratamientos y soluciones para mitigar el dolor

  • Los antiinflamatorios y la aplicación de frío o calor pueden calmar el dolor pero, normalmente, hay que recurrir a otro tipo de tratamiento.
  • Las vendas o parches no resuelven el problema, ya que ni corrigen ni eliminan los juanetes. Lo que sí pueden hacer es calmar el dolor que se produce por la presión que ejerce el zapato y/o el suelo sobre la zona dolorida o inflamada, ya que evitan el roce.
  • Para frenar el desarrollo del juanete, lo más eficaz es cambiar el calzado por uno más adecuado: que no apriete el pie, que no oprima los dedos y con un tacón medio, ni muy alto ni plano del todo.
  • En caso de que eso no sea suficiente, el podólogo puede intentar corregir la postura del pie al caminar, mediante plantillas especiales y siliconas digitales. Con ello se puede atenuar el dolor y frenar la deformidad pero no revertirla, pues una vez ha salido el juanete no hay forma de volver atrás.
  • Sin embargo, si el dolor es agudo, el médico puede recomendar infiltraciones, sesiones de rehabilitación, laserterapia...
  • Y si no hay forma de atenuar el dolor, se puede recurrir a la cirugía.

 

A continuación, exponemos algunas cuestiones sobre la operación de juanetes que consideramos importante que se sepan.

Lo que hay que saber sobre la operación de juanetes

1.  La intervención quirúrgica es la única manera de eliminar definitivamente el Hallux Valgus y, por lo tanto, la aparición de los juanetes.

2.  Existen varios tipos de intervenciones para eliminar los juanetes, pero las más comunes son con osteotomía y sin osteotomía.

3.  Ninguna de las dos técnicas requiere la hospitalización del paciente. Se realizan de manera ambulatoria.

4.  En la operación de Hallux Valgus con osteotomía, el cirujano corta el hueso saliente para volver a alinear el dedo: operación de hallux valgus (juanetes) con osteotomía.

5.  En la técnica sin osteotomía no se “abre” al paciente, sino que se realizan tres pequeñas incisiones por donde se introducen las herramientas quirúrgicas, reduciendo los tiempos de recuperación: operación de hallux valgus (juanetes) sin osteotomía.

6.  El juanete desaparece cuando el dedo se vuelve a alinear, ya que éste deja de hacer presión en el tejido.

7.  En la operación de juanetes sin osteotomía los tiempos de recuperación son menores, ya que se dañan menos las partes blandas.

8.  Tras la intervención se colocará un separador entre los dedos para que el dedo intervenido se mantenga rígido.

9.  Ambas intervenciones tienen una duración aproximada de entre 30 y 90 minutos.

10.              La operación de juanetes es lo más recomendable cuando el juanete produce dolor e incomodidad al paciente, puesto que le permitirá volver a realizar sus actividades cotidianas.

11.              Si no se corrige la desviación del hallux valgus, existe la posibilidad de que esta se agrave y cause deformaciones más graves en el pie, como los dedos en garra o el dedo martillo, problemas más complicados de intervenir.

Como podemos ver, la operación de juanetes es la mejor opción para eliminar el Hallux Valgus y el juanete completamente. Además, de esta forma, se impedirá que éste se vuelva a producir. Ambas opciones, con osteotomía y sin osteotomía son igualmente recomendables, aunque esta última solo será viable en pacientes cuya desviación no sea superior a 30º, por lo que será el especialista en traumatología el que determine si el paciente es candidato para la cirugía.

Sin embargo, en la operación de juanetes sin osteotomía el dolor postoperatorio y los tiempos de recuperación del paciente son menores, ya que las incisiones realizadas al paciente con esta técnica son de un menor tamaño. Esto permite al paciente volver a realizar sus actividades cotidianas con una mayor rapidez.

 

¿Qué calcetín será apropiado tras la intervención?

HERIDAS JUANETES         HERIDAS JUANETES

CALCETINES SIN ELÁSTICOS

MODELO BUENA CIRCULACIÓN

                    CALCETINES SIN ELÁSTICOS

CALCETINES BLANCOS (PARA VER SI SANGRAN LAS HERIDAS) ANCHOS PLUS.

CALCETINES ANCHOS

Comentarios

Deje su comentario