EJERCICIOS QUE MEJORAN LA CIRCULACIÓN.

En: Vida saludable En: Comentario: 0 Visualizaciones: 817

Si tienes una vida sedentaria y no haces ejercicio con frecuencia, estos ejercicios pueden ayudarte a mejorar tu condición y evitarte problemas vinculados a una mala circulación. Con ellos conseguirás sentirte mejor tanto física como mentalmente:

1.      Caminar
Es el ejercicio más sencillo, ya que no requiere preparación ni material adicional. Si caminas un mínimo de veinte minutos a paso ligero comenzarás a sentir que respiras diferente, lo cual denostará que tu circulación sanguínea ha mejorado e incluso mentalmente tendrás una sensación de calma.

2.      Ejercicios acuáticos
Debido a la resistencia del agua, y al agradable masaje que ésta efectúa al movernos dentro de ella, el sistema circulatorio de nuestro cuerpo se verá beneficiado casi de inmediato. Puedes ir a nadar, apuntarte a actividades como aquagym y aprovechar el buen tiempo para andar por la orilla de la playa con los pies sumergidos en el agua de mar.

3.      Movimientos dinámicos con las piernas
Colócate en el suelo tumbado/a y permanece con las piernas elevadas por encima del nivel del corazón. Puedes ejecutar una variedad de movimientos beneficiosos, siempre prestando especial atención a que tu espalda no se vea perjudicada, como éstos: 1-Elevación y descenso de piernas, manteniéndolas siempre juntas; 2- Simulación del movimiento de la bicicleta y 3-Realización de círculos concéntricos, combinando dirección interior con exterior.

                                                   

 

Con la espalda apoyada en el suelo, el ejercicio consiste en realizar un simulacro de pedaleo como si estuviésemos montando en bici. Este movimiento, que implica elevar y mover las piernas, favorece la circulación de la sangre, ya que logramos que fluya en dirección contraria a la habitual. Realiza 20 pedaleos con cada pierna en movimientos alternos.

EJERCICIOS PIERNAS CIRCULACIÓN SANGRE

En la misma posición, estira las piernas por completo de forma que tus talones queden mirando al techo. Coge aire por la nariz y suéltalo por la boca flexionando las rodillas. Este ejercicio, además de favorecer el retorno del flujo sanguíneo, tonifica la musculatura de las piernas. La tonificación es muy importante porque la contracción del músculo ayuda a la limpieza de las venas. Realiza 20 repeticiones.

                 

Mantén la posición anterior y eleva las piernas separando una de la otra. Desde ahí, crúzalas y vuélvelas a separar hasta hacer 20 repeticiones a cada lado. Alterna el cruce en cada repetición. La ventaja de este ejercicio es que ayuda, por el tipo de movimiento que hay que hacer, a que la sangre retorne a todo el cuerpo, no solo a las piernas.

                    

Tumbada como estás, flexiona una pierna y mantenla quieta a la altura de la cadera. Estira la otra pierna y, con el pie en punta, haz con el tobillo movimientos circulares en ambas direcciones. Haz 20 giros hacia la derecha y 20 hacia la izquierda. Realiza el ejercicio de forma idéntica con la otra pierna. Este movimiento produce un impulso inmediato del flujo sanguíneo.

                                 

Este ejercicio puedes realizarlo sentada y aprovechar aquellos momentos que o bien estés trabajando, o bien en casa viendo la tele. Desde esta posición, realiza flexión y extensión de ambos pies, alternando que la punta y el talón miren hacia arriba. Este movimiento mejora tu circulación aunque no tengas las piernas elevadas. Realiza 20 repeticiones.

 

4.      Andar en bicicleta
El salir a la calle a andar en bicicleta, o incluso usar una bicicleta estática en nuestro hogar, provocará que nuestro corazón empiece a bombear más rápidamente y que consiga mover una mayor cantidad de sangre. Con ello conseguirás que los síntomas relacionados, como el mareo o la hinchazón, comiencen a disminuir gracias a una mejora de tu flujo sanguíneo.

                  

 

¿Y el reposo? ¿Es recomendable?

Aunque realizar estos ejercicios puede contribuir a la mejora de nuestros síntomas no debemos olvidar que nuestras piernas también necesitan un descanso. Por ello, debemos combinarlos con periodos de reposo en los que podemos aprovechar para realizarnos un suave masaje en las piernas para favorecer la circulación, desde el tobillo hasta la ingle.

Comentarios

Deje su comentario